Artículos

IMG_5528.jpg

 

Prensa MPPC (17/07/2017) El presidente de la República, Nicolás Maduro, afirmó que el traslado de los restos mortales del líder revolucionario Argimiro Gabaldón al Panteón Nacional constituye un reconocimiento a todos aquellos hombres y mujeres que durante la década de los 60 dieron su vida por liberar al continente de la dominación imperial.

“La generación más honesta que Venezuela podía conocer en esa época fue esta generación mártir, rebelde, heroica de los 60. Homenajear a Argimiro es homenajear a toda esta generación que hizo la historia de América Latina, la historia de los barbudos que se fueron a caminar todas las montañas y campos de América para lograr la libertad”, expresó el mandatario nacional este sábado durante el acto de inhumación del dirigente guerrillero.

En este sentido, destacó la importancia de que la población venezolana aprenda a cultivar la formación moral, espiritual y patriótica de esta primera ola rebelde para rescatar nuestra memoria histórica y blindar nuestra identidad de las pretensiones intervencionistas del extranjero.

“En la batalla que estamos dando por el futuro de nuestra patria, de nuestra identidad, adquiere cada vez más valor espiritual, moral e histórico sacar a la luz a aquellos hombres y mujeres que son de verdad héroes: por cómo vivieron, por lo valores que practicaron y por la valentía que tuvieron”, subrayó.

Recordó que, al igual que ocurrió con el revolucionario Fabricio Ojeda, Argimiro Gabaldón fue asesinado porque sus ideales de justicia e igualdad representaban un riesgo para los gobiernos capitalistas de la Cuarta República.

“Acaban con Argimiro porque era el líder guerrillero revolucionario más prestigioso de nuestra patria, luego capturan y asesinan a Fabricio porque era el líder político de mayor calado de insurrección en el pueblo. No podían correr esos riesgos. (…) Pero hoy podemos decir: Hemos vencido, Argimiro, no han podido con nosotros y no podrán jamás”, reiteró el jefe de Estado.

IMG_5473.jpg

Asimismo, enfatizó que pese al odio y la violencia promovida por la derecha, el pueblo venezolano está consciente de que el único camino posible para el desarrollo del país es la paz.

“Hoy los que odian son los mismos de aquella época, y han afectado con su odio y racismo a miles de compatriotas. No hay guerra porque nosotros no lo hemos permitido ni lo vamos a permitir jamás y va a seguir triunfando la paz. Hoy decimos: votos sí, balas no; paz si, guerra no”, agregó.

El Defensor del Pueblo, Tarek William Saab, quien intervino en el acto como orador de orden, reiteró que este homenaje histórico hace justicia a la generación más brillante que tuvo Venezuela en nuestra historia contemporánea, gracias a la voluntad política del presidente de la República, quien ordenó el traslado de líderes revolucionarios, como Gabaldón y Ojeda, al sitial histórico de honor.

Señaló que estos combatientes fueron víctimas de persecuciones, torturas, fusilamientos y desapariciones por parte del régimen puntofijisa por defender sus pensamientos y que, de no ser por su valentía y convicción de lucha, el proceso bolivariano iniciado por el comandante Hugo Chávez hace 18 años no sería posible.

“Reivindiquemos a estos hombres levantando los valores de la no traición, de la dignidad, del ejemplo, de la no cobardía. (…) Sin ellos, nunca estaríamos nosotros viviendo y presenciado esta historia. Ellos son los nuevos próceres de esta República y muy bien merecido”, añadió.

IMG_5502.jpg

Por su parte, Tatiana Gabaldón Martínez, hija de Argimiro, afirmó que la memoria de su padre se mantiene viva en el ejemplo, pues fue un hombre dedicado a la lucha por las causas nobles a favor de la defensa del pueblo de las garras imperiales.

Consideró que el traslado de sus restos al Panteón Nacional constituye una acción reivindicativa a la labor integral que ejerció Gabaldón, quien, más allá de empuñar las armas, fue intelectual, poeta, pintor, escultor, alfabetizador, educador y cultor popular.

"Un hombre de gran sensibilidad social, agricultor identificado con el campo y la vida del campesino. Rebelde, contestario, valiente, profundamente reflexivo para la acción política, desprendido como pocos, excelente padre, hijo, esposo, hermano, amigo y camarada", detalló.

Finalmente manifestó que su padre era un fiel creyente en la idea de que solo el pueblo unido sería capaz de lograr su verdadera independencia y soberanía, razón por la cual, extendió un llamado a todos los venezolanos a trabajar unidos para conquistar la paz del país.